Los riñones con un órgano vital para el óptimo funcionamiento de nuestro cuerpo, ya que su principal tarea es filtrar y eliminar desechos presentes en el organismo, como el exceso de sodio y agua en la sangre.


Las enfermedades renales son padecimientos que se gestan durante largos periodos de tiempo sin presentar síntomas, por lo que muchas veces no nos damos cuenta de su presencia hasta que nuestros riñones comienzan a presentar problemas renales.


A continuación, enlistamos algunas de las principales enfermedades renales y sus síntomas.


CÁLCULOS RENALES (PIEDRAS EN LOS RIÑONES)

Se forman por desechos de procesos químicos del organismo que salen a través de la orina. Cuando son excesivos en la orina se cristalizan y generan piedras de diversos tamaños en el interior del riñón. Estos son los llamados cálculos renales, que en su mayoría están formados por oxalatos de calcio.

Los síntomas que provocan dependerán del lugar del dolor; cuando tienen dolores intensos en la espalda, los flancos o la parte inferior del abdomen, es un cólico nefrítico; y si un cálculo renal se desplaza del riñón al uréter, este produce un cólico uretral.


PIELNEFRITIS (INFECCIÓN URINARIA ALTA)

Es la inflamación aguda o crónica de la pelvis renal y el tejido de los riñones, causada por infecciones del tipo bacteriana. Afecta a las personas jóvenes y de mediana edad, principalmente.

El síntoma más frecuente es el dolor lumbar, que puede irradiarse a otras zonas del abdomen; además de fiebre y escalofríos, entre otros.


GLOMERULONEFRITIS

Afecta a los glomérulos, que son las partes de nuestros riñones encargadas de filtrar desechos y agua, cuando estos se inflaman como consecuencia de una enfermedad infecciosa, los anticuerpos atacan a los glomérulos y provocan esta enfermedad.

Su principal síntoma es el rápido deterioro de la función renal, con una disminución en la cantidad de la orina.


INSUFICIENCIA RENAL

Esta se produce cuando ambos riñones dejan de funcionar, puede ser repentina o progresiva, (aguda o crónica). Cuando la insuficiencia está muy avanzada, nuestros riñones ya han perdido el 90% de sus funciones y se recomienda al paciente un tratamiento de diálisis, que es un proceso artificial que cumple las funciones renales de forma mecánica. Muchas veces estos pacientes, necesitan un trasplante de riñón.

La rapidez con la que se produce el deterioro de la función renal diferencia lo que se denomina insuficiencia renal aguda (rápida), de la insuficiencia renal crónica (lenta y progresiva).

Entre sus síntomas están: menor producción de orina, mayor necesidad de ir al baño, retención de líquidos, bolsas alrededor de los ojos, problemas digestivos y desarrollo de Síndrome Urémico, que es la acumulación de toxinas que el paciente no es capaz de eliminar por la pérdida de función renal y que produce alteraciones en diversos sistemas corporales.


CÁNCER DE RIÑÓN

El cáncer de riñón (tumores malignos del riñón) representa entre el 3% y 4% de todos los cánceres, siendo la forma más común de este el carcinoma de las células renales.

Las causas exactas del cáncer de riñón aún no están muy claras. Sin embargo, sí se conocen los factores que pueden provocar su aparición, como lo son el tabaco y el sobrepeso.


Todas las enfermedades que atacan a los riñones son posibles de diagnosticar oportunamente a través de un simple examen de laboratorio, que puede realizarse una vez al año para saber el estado en el que están trabajando nuestros riñones.


Si presentas algún factor de riesgo para padecer una enfermedad renal, te recomendamos acudir con un médico nefrólogo para obtener un diagnóstico y tratamiento oportuno.